Nos guste aceptarlo o no, todas sabemos que al cumplir 30 algo en nuestra vida cambia. Y no es simplemente el número, sino algo más, algo casi indefinible. Porque dejamos atrás los alocados y felices 20 para entrar en la década de los 30, con una idea más clara de quiénes somos y con más experiencia en la vida, con más responsabilidades y la presión de algunos sueños por cumplir.

¿Cómo sentirnos realizadas cuando llegamos a los 30? Aunque no puedo darte la fórmula exacta, porque no la conozco, sí puedo decirte que adquirir estos hábitos ayudará.

Aprende a reírte de ti misma

Durante la adolescencia y hasta aproximadamente los 30, somos seres muy sociales, siempre pendientes de lo que los demás piensan o dicen de nosotras. Pero después que cumples 30, será natural empezar a relajarte un poco mássentirte más cómoda contigo misma y, por ende, reírte de ti.

Deja de compararte con otros

De la mano con lo anterior viene el siguiente hábito que te ayudará a sentirte realizada: dejar de compararte con otros. ¿A quién le importa si tu mejor amiga tiene tu misma edad y tiene un mejor empleo? ¿A quién le importa si todas tus amigas están en pareja y tú no?

¡Simplemente deja de compararte! Solo pregúntate: “¿Soy feliz?” Si lo eres, está todo bien. Si no lo eres, ¡ve y haz algo para cambiarlo!

Disfruta de tus seres amados

A medida que crecemos nos vamos dando cuenta que las cosas que más importan no son las materiales sino las afectivas, especialmente las personas que amamos. Y aunque quizá en estos años estés muy concentrada en tu carrera, no dejes que te absorba hasta el punto de no tener tiempo para disfrutar de tus seres amados.

Lleva un registro de tu vida

Quizá pienses que llevar un diario sea algo para adolescentes, pero según estudios llevar un registro de tu vida tiene grandes beneficios psicológicos y emocionales. Además de que te ayudará a evitar cometer los mismos errores una y otra vez.

Empieza a ahorrar

Aunque los resultados de esto los verás en las próximas décadas, los 30 es el momento perfecto para empezar a ahorrar, porque en general a esta edad ya sueles tener un trabajo estable y tener suficiente autocontrol para no gastarte todo el dinero en cosas superfluas.

Si tienes 30 o más, prueba adoptar estos hábitos que te harán sentir realizada.