“Eres la peor mamá del mundo”, sueles escuchar de la boca de los niños e incluso de tu hijo cuando no le permites un berrinche o no le cumples una petición, llámese comprarle un juguete, un helado o usar tu celular. Para ellos, cualquier negativa te convertirá en una mala madre.

Identifícate con las siguientes situaciones que te hacen ser la “mala de la película” en la relación que tienes con tu hijo.

  1. “Tu hora de ir a dormir es a las 8 p.m.”

Para ninguna madre como tú es desconocido que un buen descanso en los niños ayuda a que tengan buen desempeño en la escuela y que además, recarguen las baterías para el día siguiente. Enviar a tu pequeño a la cama y no permitirle ver más televisión, jugar videojuegos o quedarse por ahí, hará que él crea que eres mala, pero en realidad solo deseas lo mejor y necesitas también tiempo en silencio o a solas con tu pareja.

  1. “Mamá, quiero postre”

Si le ofreces dulces todos los días, además de dañar su salud llegará el momento en que no apreciará el hecho de que cocinaste para él un postre o platillo preferido. Lo verá como muy normal. Además, los dulces suelen dañar los dientes.

  1. “Si deseas comprar ‘X’,  necesitas ahorrar”

Aunque piense que eres la peor mamá del mundo, tu hijo necesita aprender que las cosas no caen del cielo. Una amiga muy cercana tiene una empresa dedicada a los alimentos en su casa, entonces desde ya le está impregnando ese entusiasmo emprendedor a su hija de 10 años. La Navidad pasada recibió de Santa una refrigeradora pequeña. Ahí ésta pequeña tiene helados, refrescos y golosinas que vende a los colaboradores de su mamá. Como quería una computadora, mi amiga la instó a hacerlo con el dinero de su “pulpería”. El hábito del ahorro hará que empiece a valorar que las cosas cuestan y que nada es tan sencillo.

  1. Déjalo que resuelva

Por más que nos duela, no todas las personas llegan a apreciar a nuestros hijos. Lo peor de todo es que cuando crezcan creerán que por tu culpa no aprendieron a resolver situaciones complicadas. Si tu hijo tiene un inconveniente con un compañero de la escuela, evita hacer un escándalo o mover influencias para arreglar la situación. Guiarlo será mucho mejor.

  1. “Necesito que cumplas con tus obligaciones”

Cuando los niños crecen, es difícil que cumplan con sus tareas como tender su cama, recoger sus pertenencias, alimentar a la mascota… Si le exiges, lo escucharás llorar, pegar patadas y discutir contigo. Sin embargo, estás haciendo bien. Le enseñas a ser responsable e independiente.

  1. “No más TV, computadora o celular”

Los niños de ahora nacen con un chip incorporado. Es muy curioso observar a tu hijo de dos o tres años manipular con gran facilidad tu celular, ¿verdad? Pero, si asumes el control de toda la tecnología que usan, harás que su educación sea buena y positiva.

  1. “Está prohibido decir malas palabras”

Las escucharon en la casa, escuela o incluso en la casa de los abuelos. Algunas mamás afirman que los niños aprenden con mucha facilidad las mañas. Los buenos modales, como un léxico apropiado, harán de tu hijo una persona más educada.