Si tienes hijos pequeños, una de tus preocupaciones debe ser el mantenerlos seguros dentro de la casa. Como no es imposible estar las 24 horas pendiente de ellos, es importante que hagas todo lo posible para hacer que tu hogar sea seguro y así librarte de las preocupaciones. 

En esta entrega te quiero dar algunas ideas sobre seguridad para que las apliques en tu hogar, y logres que todos en tu familia estén más tranquilos y sobre todo a salvo.

  1. Enchufes y cables

Evitarás que tu hijo meta sus deditos en el enchufe si compras tapas plásticas especialmente diseñadas para cubrir las salidas eléctricas. En cuanto a los cables, existen en el mercado unos cobertores de plástico que permiten que pongas los cables allí. De esta manera, tendrás tu casa ordenada, los cables desenredados y tu hijo protegido. 

  1. Estantes

Si tu niño está aprendiendo a caminar, buscará cualquier tipo de estructura para apoyarse y ponerse de pie. Para evitar que ocurra un accidente con algún estante que no esté muy firme, lo mejor es sujetarlo a los muros con tornillos fuertes.

  1. Utensilios y elementos de la cocina

Lo mejor será guardarlos en cajones que los chicos no puedan abrir. Si los dejas sobre la mesa de la cocina corres el riesgo de que ellos los tomen y se produzca un desagradable accidente. El mismo consejo va para los productos de limpieza: guárdalos siempre bajo llave.

  1. La cuna

Es muy importante que los barrotes de la cuna estén colocados a una distancia tal que no permita que tu hijo pase la cabeza por allí, a unos 10 centímetros aproximadamente.

  1. Medicamentos

Todos sabemos que los medicamentos y píldoras muchas veces vienen en colores muy atractivos que pueden hacer que los pequeños los confundan con caramelos. Para evitar que los ingieran lo mejor es que los guardes en un lugar alto y bajo llave. 

  1. Cesto de basura

No hay nada más atrayente para un niño que el cesto de la basura, pues piensa que puede encontrar un tesoro allí. Para evitar que coma algo peligroso o se lastime, lo mejor es dejarlo fuera de su alcance.

  1. Bolsas de plástico

Por favor, ¡nunca se te ocurra darle una bolsa de plástico para jugar! Corres el riesgo de que tu pequeño se ahogue por querer colocar su cabeza dentro. Evita accidentes y vigila siempre que no tenga algo de esto a mano. 

Cuando tenemos un hijo, no solo nuestra vida se revoluciona, nuestro hogar también, y algunas cosas que nunca hubiéramos pensado que podían ser peligrosas están allí listas para hacerle daño. Por eso, es mejor prevenir cualquier tipo de accidente antes de estar lamentando luego.