¿Sientes que tu hijo se comporta de manera extraña? ¿Piensas que deberías llevarlo al psicólogo para hacerlo atender en terapia? Si estás en duda, no dejes de leer estas 7 advertencias que nos indican que tu hijo necesita ayuda profesional.

Tiene problemas en todas partes

Un síntoma claro de que tu niño necesita ir a terapia es que tiene problemas en todas partes, no solo en su casa. También puede tener cambios de comportamiento en la escuela, en los sitios de juegos, cuando va a cumpleaños o en la casa de amigos.

Se aísla

En el caso de que tu hijo se aísle repentinamente de sus amigos, almuerce solo o pase los recreos sin jugar con nadie, puede ser síntoma de ansiedad y de depresión. Presta atención.

Se preocupa en exceso

Es normal que los niños se preocupen en ocasiones, sobre los accidentes, los perros que ladran en la calle o cualquier otra cosa que los inquiete de acuerdo a su edad. El problema es cuando ya esto se excede y las preocupaciones inciden en su ritmo de vida impidiendo cualquier tipo de actividad. Si esto sucede, busca ayuda.

Sus actividades diarias cambian

No me refiero a que tenga un cambio de su rutina un día (a todos nos puede pasar) sino que por ejemplo, se produzcan grandes cambios en su alimentación o en sus horarios de sueño que duren más de dos semanas. En este caso, deberás consultar con un especialista que te guíe.

Habla o piensa mucho sobre la muerte

Es normal que los chicos piensen o hablen sobre la muerte, lo que no es bueno es que estén haciendo referencia al tema todo el día y que sea de lo único que hablen. En este caso, si tu hijo es muy reiterativo al respecto, piensa si es el momento de consultar con un psicólogo o terapeuta.

Se autolesiona

Esto no es solo con respecto a los adolescentes, muchos niños pequeños también pueden demostrar algunas falencias al respecto. Tirarse del pelo, lastimarse, arañarse con las uñas o cortarse la piel son claros síntomas de un problema que debe ser tratado, ¡no pierdas tiempo!

Se comporta como un niño más pequeño

Si tu niño de un día para el otro comenzó a comportarse como alguien de mucha menor edad, es decir que muchas de las cosas que había aprendido de un momento al otro desaparecen, amiga no pierdas más tiempo y comienza a buscar un terapeuta de confianza.

Sin pensarlo dos veces, cuando notes estos síntomas en el comportamiento de tu hijo, no dudes en consultar con un especialista, pues no es bueno esperar mucho tiempo y revisar las actitudes de tu hijo ya mismo, ¡piénsalo!