¿Eres feliz? La vida transcurre tan rápido que ni te detienes a pensar si la felicidad es parte de ti.

Todos los días queremos que tú seas feliz y que tengas la información más valiosa para lograrlo. Aquí te decimos cuáles son esas preguntas que debes hacerte a diario.

¿Las decisiones las tomas tú o dejas que los demás lo hagan?

Sigue a tu corazón. Está bien que pidas un consejo, pero al final eres tú quien asumirá los retos. No tengas miedo al fracaso, a dañar a personas que amas, deja de lado la inseguridad, sáltate de la zona de confort… Si dejas que otros decidan por ti, llegará el momento en que te sentirás frustrada. ¡Nadie tiene que ponerle límites a tus aspiraciones!

¿Cuántas veces sonríes durante el día?

Tienes que saber que la sonrisa funciona como un analgésico natural: reduce el estrés, fortalece el sistema inmunitario, hace que aumente la sensación de placer y bienestar, mejora el ánimo y el nivel de felicidad.

¿Valdrá la pena atreverse?

Aunque nunca es tarde para darle un giro a tu vida, deja de preguntarte qué pasará si fracasas. ¿Qué será peor, fallar o no haberlo intentado? Cuando te das la oportunidad de demostrarte de lo que eres capaz, te sorprendes a ti misma. Derribas barreras de inseguridades y te conviertes en una mujer poderosa, capaz de sobresalir y ser todo un ejemplo a seguir.

¿Cuándo fue la última vez que te sentiste realmente orgullosa de ti misma?

Si apenas te acuerdas de un acontecimiento que provocó que “explotaras” de emoción y orgullo, es porque algo debes modificar.

¿Será el momento justo?

De cambiar de trabajo, de irte de viaje, de ser mamá… 
No te obsesiones por planificarlo todo, hazlo. A veces las mujeres pensamos más en los demás que en nosotras mismas. Dos típicos ejemplos: ves una blusa muy linda en la tienda y quieres comprarla, pero recuerdas que tu esposo cumple años la otra semana. Prefieres dar un paso atrás y guardar ese dinero para él. ¡Noooo! Compra esa prenda y hazle un regalo pequeño. ¡Tú mereces detalles! O bien, hace años deseas hacer un viaje; si tienes el dinero, inviértelo en ello y vete a conocer gente… La auténtica felicidad es aquí y ahora.

¿Qué me gustaría cambiar?

Sin importar si tienes 20, 30, 40 o 50 años, piénsalo. Quizás el ciclo en tu trabajo ya terminó, pero el miedo te embarga. Asume el reto de buscar nuevos rumbos.
Piensa en si alguna de tus amigas es tóxica para ti, si requieres dedicar tiempo para ti o ser más agresiva con tus sueños.