“Nadie se muere por un amor que no le conviene”, dice una canción muy popular. ¡Y es verídico! Quizás hasta tú misma has sido testigo de ello. Pero, ¿cómo superas una ruptura dolorosa?

Lo primero que tienes que identificar es si tu relación de pareja es tóxica. Los principales comportamientos son: te critica, no te pone atención, agresión física y psicológica, te limita el acceso con tu familia y amigos, entre otros.

Descubre aquí las maneras de enfrentar la vida cuando decides terminar con tu chico.

Permítete estar triste

En una ruptura se produce una pérdida, no solo de la pareja sino también del estilo de vida. Deja de escuchar esas opiniones que dicen “él no te merece”, porque no es bueno impedir que fluyan las emociones.

No queden como buenos amigos

La psicóloga Grace Larson, luego de una investigación realizada por la Universidad Northwestern de Estados Unidos, llegó a la conclusión de que es útil que hables sobre la pérdida amorosa. Al hacerlo, lo superas más rápido y no sufres de cambios emocionales. Eso sí, no recomienda terminar como “buenos amigos”, ya que alguna de las dos personas espera que esa amistad los una de nuevo, cuando en realidad es prácticamente imposible. Por más que te duela, pasa la página.

Que la tristeza no se apodere de ti

La mejor forma es mantenerte activa. El trabajo, las labores domésticas o salir con tus amigas serán excelentes medicinas. La tristeza a veces es tramposa, te invita a quedarte en casa, sin comer, sin maquillarte, te hace cambiar hábitos alimentarios y de higiene. No sigas ese camino porque nunca saldrás de ella.

Evita recordar

No es momento para recordar el último viaje que hicieron juntos. Sé justa y comprende que algo falló. Quizás con este otro panorama reconozcas que era una relación tóxica.

Aléjate de las redes sociales

Al menos por los primeros días. No querrás verlo con otra chica o en plena fiesta. Mantén distancia y evita escribir o “perseguir” el paradero de tu ex. Te ayudará a sanar tu corazón poco a poco.

Es hora de pensar en ti

Las mujeres como tú y yo solemos pensar primero en otros antes que en nosotras. ¡No lo hagas más! Retoma esos sueños y metas que dejaste atrás. En pocos meses tendrás que haber logrado algunos, pues tú eres la persona más importante ahora, nadie más. ¿Qué tal si estudias una segunda carrera, compras tu casa o carro…? ¡Te lo mereces!