Como soy mamá de tres niñas, siempre antes de viajar reviso ciertos puntos que me aseguran que mi travesía será perfecta y sin percances. Quiero compartir contigo algunos de los consejos para que tengas en cuenta antes de emprender un viaje con tu familia.

  1. Planifica por dónde vas a ir

No hay nada peor que no saber la ruta y no conocer las gasolineras y lugares de descanso que hay por el camino. Si no quieres niños histéricos, mejor planifica la ruta que vas a seguir.

  1. Reserva el alojamiento

No es aconsejable si viajas con niños no saber adonde se hospedarán ni por cuánto tiempo. Lo mejor es reservar el lugar con antelación para saber a qué distancia está de todos los centros de entretenimiento. En Internet encontrarás varios sitios web que te permitirán hacer reservas desde tu hogar, y además podrás abonarlos en cuotas y en muchos casos con grandes descuentos.

  1. Presta atención a la seguridad del automóvil

Consulta los requerimientos de seguridad del lugar adonde vas a viajar (matafuegos, botiquín de primeros auxilios y todo aquello que se considere necesario). Y no olvides que todos los miembros de tu familia deberán utilizar cinturón de seguridad o butacas especiales.

  1. Prepara con cuidado las maletas

Te aconsejo hacer una planificación cuidadosa de todo lo que vas a llevar para no olvidar nada ni llevar cosas de más que luego no van a usar.

  1. El horario de tus hijos es importante

Cuando un niño es pequeño, puede sufrir de nervios si no se respetan sus horarios de comida y de sueño. Todas sabemos que el auto es como una cuna gigante y ellos se duermen enseguida (no sé por qué pero es mágico). Sin embargo, en el caso de las comidas, no es tan así. Para evitar llantos y nervios crispados, te aconsejo que optes por tratar de almorzar o cenar más o menos a la misma hora de siempre.

  1. Lleva snacks saludables y bebidas para el viaje

Viajar da hambre y muchas veces el aburrimiento de largas horas en la carretera nos invita a comer más. Pero no por eso vamos a consumir cualquier cosa. Un buen consejo es llevar snacks saludables como nueces, mezclas de frutos secos, manzanas, zanahorias o también barras de granola. En cuanto a la bebida, las botellas de agua o jugo son lo ideal.