La mayoría de nosotros hemos sido lastimados al menos una vez en la vida… y hemos guardado rencor. El perdón de la persona que causó el dolor no parece ser una opción viable y nos aferramos al resentimiento. Pero lo que no comprendemos es que esos rencores están frenando nuestra vida.

El motivo por el que guardas rencor tiene sentido para ti, ¿pero realmente vale la pena poner en peligro tu propia felicidad?

Aquí hay 5 razones por las que deberías dejar ir ese rencor para ser feliz:

#5 La vida es mejor sin odio

La vida no es justa y sin duda no es fácil. En lugar de reducir al mínimo tu felicidad con el odio, elimina por completo este sentimiento tóxico. Tu vida va a mejorar y posiblemente podría ahorrarte problemas en el futuro. Más que cualquier otra cosa, cuando haces el odio a un lado es cuando haces lugar para la felicidad.

#4 El rencor no te beneficia en nada

Cuando mantienes un resentimiento, estás concediendo a esa persona una presencia constante en tu vida. La mejor manera de seguir adelante es dejar de lado los rencores y estarás libre del pasado.

#3 Dejar de lado el rencor ayuda a dormir mejor

Si te encuentras durmiendo irregularmente, es probable que sea debido a las rencillas que estás teniendo. Un estudio realizado en 2005 descubrió que las personas que dejan de lado el resentimiento obtienen una mejor calidad de sueño entre otros beneficios para la salud. Sí, cuando olvidas el resentimiento, duermes mejor.

#2 El resentimiento causa estrés

Cuando guardas rencor, estás pensando constantemente en los eventos que te causaron dolor. Esta amargura puede provocar mayores niveles de estrés y un aumento del ritmo cardíaco. La única manera de reducir el estrés es perdonar a la persona que te dañó.

#1 El perdón fortalece los vínculos

El perdón beneficia la relación con tu pareja, tus seres queridos y tu familia. Si hay algunos problemas no resueltos, pide perdón o sé la persona que perdona. Al soltar el resentimiento, tu relación se hará más fuerte y la calidad del vínculo mejorará drásticamente.