Cuando tenemos un bebé una de las cosas que todas (o casi todas) hacemos es dormir con ellos. Puede ser por comodidad, para sentirlo cerca o porque nuestro hijo se despierta y necesita saber que su mamá está ahí. 

Sin embargo, al respecto de esto no todas son cosas positivas. Te quiero contar algunas de las razones por las que dormir con el bebé no es una muy buena idea.

#1 Es muy riesgoso

Muchos pediatras no están de acuerdo con que los niños y bebés duerman en la misma cama que sus padres por temor a que los aplasten. Este es un gran riesgo que se corre, pues el cuidado de un recién nacido requiere de muchas energías y por lo general cuando logramos dormir un poco lo hacemos profundamente. No es una buena idea que duermas con tu hijo si te mueves mucho por la noche.

#2 Dormirás menos

Es muy lindo estar con nuestros hijos en la misma cama… hasta que empiezan a dar vueltas y a moverse. Las patadas no son las mismas que cuando estaban en la panza y es probable que tengamos que soportar más de un cabezazo. Si hay personas que pueden dormir a pesar de todos estos contratiempos, ¡las felicito! Yo no puedo.

#3 Tu hijo dormirá menos

Esta es otra de las desventajas que trae el colecho, pues al menor movimiento o ruido que haga mirarás para saber si está bien y no podrás evitar despertarlo. En ese momento volver a dormir será una tortura que ni ellos ni nosotras nos merecemos. 

#4 Menos intimidad

Mientras que muchos sostienen que compartir la misma cama promueve la independencia, otros por el contrario lo niegan rotundamente. Es más, aseguran que cuanto más tiempo esperes para que tu hijo duerma en su propio cuarto, más dependiente será de ti.

¿Dormiste mucho tiempo con tu hijo en tu cama? Yo debo confesar que dormí con cada una de mis hijas hasta el año aproximadamente. Pero era tal la incomodidad que sentía que estuve una larga temporada malhumorada por la falta de sueño hasta que opté porque duerman en su cuarto. A partir de ese momento, ¡mi vida cambió!