Hoy no voy a preguntarte qué tan fiel eres en tus relaciones personales, sino algo mucho más importante: ¿qué tan fiel eres contigo misma? Porque a veces descubrimos, con tristeza, que somos mucho más fieles a las personas que nos rodean que a nosotras mismas. Por eso te propongo esto: que te hagas estas promesas y, pase lo que pase, ¡las cumplas!

#1 Disfruta de tu propia compañía

Nacimos solas y moriremos solas; entonces, ¿por qué no comienzas a disfrutar de tu propia presencia? Es la decisión más sabia si tienes en cuenta que tienes la certeza absoluta de que estarás contigo toda la vida.

Así que, cuando estés con alguien, ¡disfrútalo! Pero también hazte la promesa solemne de que cuando estés sola ¡vas a disfrutarlo también!

#2 Sal del camino para ver una puesta de sol

Esto es una promesa real y metafórica: promete que de vez en cuando te saldrás del camino para ver una puesta de sol. No dejes que los “debería” se interpongan en tu felicidad espontánea, y aprovecha cada oportunidad de disfrutar de esos pequeños detalles que marcan la diferencia en tu día a día.

#3 Nunca olvides a tus amigas

Claro que el coche se puede romper, te pueden despedir del trabajo, te puedes mudar a China o ser raptada por un jeque árabe y transformarte en una reina del desierto. Pero promételo: pase lo que pase, siempre estarás para tus amigas.

#4 Prepárate para perdonarte y soltar

Para mí hay dos lecciones fundamentales que todos, hombres y mujeres, tenemos que aprender para alcanzar la felicidad: perdonarnos y dejar ir. Y fíjate que dije perdonarnos, y no perdonar a otros. Porque para lograr perdonar a otros, primero tienes que perdonarte a ti misma, incluso en situaciones en las que sientes que fue el otro quien actuó mal. Esto, combinado con el dejar ir, te garantizará la paz y dicha supremas, y es algo que te debes.

#5 Da siempre lo mejor de ti

Nuestro tiempo en este mundo es demasiado breve (o demasiado largo) para que te des el lujo de no dar lo máximo de ti momento a momento. Sumérgete en el presente y desarrolla todo tu potencial. Este es el mejor camino para ahorrarte arrepentimientos y disfrutar más de ti misma y de la vida en general.