Es probable que a muchos le parezca que es imposible criar a más de un hijo, pero llega un momento en el que darle un hermano a nuestro primogénito es algo que se convierte en una posibilidad que pensamos cada vez más hasta que un día despertamos con ese deseo innato de ser madres.

Déjame preguntarte algo, ¿quieres tener otro hijo? ¿Piensas que estás lista para ser mamá de dos? Si tu respuesta es un rotundo SÍ, tómate unos minutos para responder estas preguntas antes de decidirte.

¿Te gustaría comenzar todo de nuevo?

Piensa esto: cuando tu hijo deja los pañales y ya se maneja solito, tienes algo de libertad. Sin embargo, al quedar embarazada otra vez, empezarás de nuevo con la rutina de no dormir de noche, del cambio de pañales y de todo lo que un recién nacido conlleva.

¿Tienes el lugar suficiente?

Presta atención a las comodidades de la casa. Es probable que debas cambiar los muebles de lugar, buscar la ubicación para la nueva cuna y encontrar lugar para guardar las pertenencias de tu nuevo hijo. Si tienes espacio entonces ¡adelante!

¿Pasaste el tiempo suficiente con tu hijo mayor a solas?

Si sientes que la relación con tu hijo va viento en popa, es buena señal pues eso te dará la pauta que estás lista para establecer un lazo con un nuevo bebé.

¿Tienes tiempo para ocuparte de un nuevo bebé?

Seguro sabes que tener un hijo lleva mucho tiempo y que si quieres criarlo como corresponde tendrás que dejar de hacer cosas para estar con él. Si piensas que tienes el tiempo suficiente y también la paciencia de ocuparte de un nuevo bebé además de tu hijo mayor, no lo dudes ni un instante y ya empieza a encargar el segundo bebé.

¿El papá qué opina?

Debemos tener en claro que la decisión de tener un hijo no es solo nuestra, nuestra pareja también merece opinar. Si están los dos de acuerdo que llegó el momento de tener un nuevo bebé, entonces no lo dudes y ¡hazlo!

Espero que estas preguntas te sirvan de ayuda para tomar esta decisión tan importante. Tener un segundo hijo no solo es una responsabilidad -hermosa por cierto- sino también una gran bendición.