Las relaciones pasan por muchas fases desde que la pareja se conoce hasta que deciden unirse para siempre y formar una familia. En todo este proceso es obvio que puede haber, y seguro habrá crisis entre ellos; pero para afrontarlas con mucha más seguridad, la comunicación es fundamental. Conocerse, saber los gustos de la persona que comparte contigo tú día a día es sumamente importante, por eso hay una serie de planes “obligatorios” que en algún momento deben hacer (y mejor en los inicios de la relación). Desde estas líneas les vamos a proponer cinco. No se trata de irte de viaje o tirarte en paracaídas, se trata de planes sencillos pero muy fructíferos para conocer el carácter de tu pareja:

  • Dormir en la playa: Además de lo romántico que pueda suponer, dormir en la playa conlleva momentos de confesiones y en los que te sientes cómoda para sincerarte. El sonido de las olas, las estrellas, la arena, el mar, son elementos altamente relajantes. Si lo haces con tu pareja, ambos se sentirán tranquilos y confiados para poder contarse más cosas de sus vidas.
  • Pasar un fin de semana en la montaña: ¿Por qué la montaña y no una playa paradisíaca? Claro que la playa paradisíaca también puede llegar, pero un plan en la montaña a lo largo de 3 días supondrá una aventura tras otra. Intenten programar alguna actividad al aire libre que les guste a los dos o que simplemente tengan ganas de practicar. Para finalizar el día, pueden organizar una cena al aire libre si hace buena temperatura y si no, copa de vino delante de la chimenea. Será un momento más que especial.
  • Irse de shopping: Sí, amigas, esto es fundamental para poner a prueba la paciencia de nuestros queridos hombres. Puede que sea la prueba de fuego para ello. ¿Crueles? ¡Cuánto antes, mejor!
  • Ver una película de terror: Aquí descubrirán de qué “pasta” está hecho su hombre. ¿Protector o más bien todo lo contrario? Para descubrirlo no hay mejor experiencia que ver una película de terror con él y ver cómo se comporta contigo.
  • Asistir a un evento deportivo: Da igual que sea básquet, fútbol, béisbol… Lo importante es que le guste a él. ¿Por qué? Pues porque será la oportunidad perfecta para conocer su verdadera naturaleza y cómo se desahoga. Descubrirán si es de esos que pierde absolutamente el control e insulta a todo aquel que se ponga por delante, o por el contrario si es de los que a pesar de estar nervioso, puede controlar medianamente su “cólera” en ciertos momentos críticos que todo partido tiene.

¡Y ahora, a ponerlos en práctica!