Gozas de un potencial infinito, pero tu mente no deja de trabajar de forma negativa. Estos pensamientos tóxicos te están impidiendo crecer y es hora de que los identifiques y aprendas a revertirlos.

#1 “No soy lo suficientemente buena”

Seguro te pasa que ves a todos los demás como personas exitosas y felices. Aparentan tener un trabajo genial, una pareja amorosa y una familia ideal, ¿verdad? Pero, en algunos sentidos, todos somos iguales. Todos luchamos día a día con nuestros prejuicios e inseguridades y nadie tiene la carrera ganada. Sentirte inferior es un sentimiento que paraliza. ¡No dejes que ese pensamiento te tome de rehén!

#2 “Si quiero lograr buenos resultados, debería trabajar todo el tiempo”

Creer que para lograr un objetivo es necesario invertir TODA tu energía es un error. Pensar que alcanzar esa meta es lo único que te hará feliz y trabajar todo el tiempo para eso sin prestar atención al ahora, también es un error. Pasarte los días trabajando te hace perder la esencia de la vida, los pequeños placeres, las cosas que de verdad te hacen bien y te llenan el alma. Así que, ¡mucho cuidado!

#3 “¿Para qué intentarlo? ¿Y si no lo logro?”

No hacer algo por miedo al fracaso es no evolucionar jamás. ¿Quién dijo que te va a ir siempre mal? Si nunca lo intentas no lo lograrás. Y si en el primer intento fallas, estoy segura de que en el camino adquiriste las herramientas necesarias para volver a hacerlo de manera diferente y así disminuir errores.

#4 “Si siento culpa es porque debería volver atrás”

La culpa es un sentimiento que alguien inventó para hacernos sentir mal. Es otra de las cosas que te impiden crecer, probar, adelantarte. La culpa hace que te quedes siempre en el mismo lugar, dentro de tu círculo de confianza y se interpone en el camino de lo que en realidad deseas.

#5 “No tengo que confiar en nadie”

¿Te lastimaron varias veces? Lo sé… a mí también me pasó. Cuando te abres a ciertas personas que después te fallan, te juras no volver a confiar. Pero ¿sabes qué? Ese pensamiento solo te encajona, no te deja crecer, te hace quedar pequeña en un mundo inmenso. Hay cientos de personas a tu alcance capaces de tenderte una mano de manera desinteresada, lo que te hará llegar más lejos de donde estás ahora. Solo quítate el miedo al rechazo y al dolor y construye relaciones basadas en la sinceridad y la confianza mutua.

No dejes que esos pensamientos te paralicen. ¡Eres mucho más que eso!