La depresión es una enfermedad de cuidado. Es tan insidiosa que a veces no nos damos cuenta del alcance de su poder hasta que pone en peligro nuestra vida.

Lo peor es que la voz viene de dentro de nuestra cabeza; porque si alguien nos dijera las cosas que nos decimos a nosotros mismos cuando estamos deprimidos, o nos alejaríamos corriendo o le daríamos una paliza. Pero recuerda que no es tu voz interior la que habla, sino la de la depresión diciéndote estas mentiras.

“No te estás esforzando lo suficiente”

La depresión te dirá que eres débil y perezoso, y tratará de convencerte de que no estás enfermo sino que tu problema es la falta de voluntad. La realidad es que la depresión es una enfermedad que afecta la salud emocional, social, conductual y física, y requiere tratamiento.

“Eres inútil y nadie te quiere”

La depresión siempre encuentra la forma de hacernos sentir inútiles e indignos de ser amados. Y lo primero que pensamos es que nadie quiere escuchar acerca de nuestra tristeza o nuestros problemas. Nos convencemos de que no merecemos amor, ternura ni atención de los demás.

Pero el pensamiento negativo es solo una de las tantas mentiras con que nos envuelve la depresión, y se puede contrarrestar con psicoterapia que nos ayude a desarrollar una mejor relación con nosotros mismos y un nuevo modo de pensar.

“Nada importa”

Cuando la depresión gobierna, el temor y la apatía reinan en lugar de la felicidad y el sentido. Y así cada vez nos sentimos menos conectados a las cosas de la vida, hasta que todo deja de importarnos y dejamos de intentarlo porque sentimos que, hagamos lo que hagamos, todo será inútil. Sin embargo, se trata de un velo que la depresión coloca entre nosotros y las cosas que son importantes; en este caso la terapia también es de mucha ayuda para aclarar nuestros valores y recuperar el sentido de la vida.

“Es mejor estar solo”

La principal estrategia de la depresión es aislarte, haciéndote sentir que estar solo es más cómodo y más seguro que estar conectado y ser apoyado por los demás. Sin embargo, los estudios demuestran que la depresión empeora cuando nos aislamos, y estar con otras personas que te apoyan y creen en tu recuperación reduce drásticamente los síntomas depresivos.

“La muerte es la única salida”

En su peor momento, la depresión afecta nuestra capacidad de pensar y razonar, y nos lleva a creer que la única forma de aliviar el dolor físico y emocional es la muerte. Por eso, debemos estar atentos a las voces en nuestra cabeza y buscar ayuda profesional lo más pronto posible.

La buena noticia es que, aunque la depresión es una enfermedad grave, se puede tratar con éxito; pero tienes que estar atento a estas mentiras de las que tratará de convencerte, y tomar medidas antes de que tu mente las crea.