Todas sabemos que el divorcio es una situación difícil para los niños. Sin embargo, si damos los pasos correctos, los niños terminarán arreglándoselas bien.

Por desgracia, no todos los padres se esfuerzan por ayudar a sus hijos a lidiar con la situación de manera saludable. Ahogados por el dolor, el resentimiento y la culpa, cometen errores que hacen que superar el divorcio sea más difícil para sus hijos. Estos son los errores que las madres divorciadas tenemos que evitar.

  1. Hablar mal del padre

Cuando hablas mal del padre, degradas su carácter y lo insultas delante de tus hijos, estás creando una pesadilla emocional para ellos. Porque así como te quieren a ti, también lo quieren a él, y al hablar mal de él los presionas para que “escojan un bando”.

El problema es que, independientemente de cómo haya sido él como esposo o pareja, ellos necesitan amar y ser amados por su padre. Así que si tienes algo negativo que decir sobre su padre, díselo a él mismo o desahógate con tus amigas o un terapeuta, pero no pongas a los niños en ese dilema.

  1. Descargar tu resentimiento

Si estás pasando por un divorcio desagradable, es probable que sientas grandes dosis de ira, malestar y resentimiento. El problema es cuando canalizas esos sentimientos negativos en tus hijos, especialmente cuando veas que exhiben actitudes similares a las de su padre.

Recuerda que es bastante probable que se parezcan en algo a su padre, Y ESO ESTÁ BIEN. Esas características que te molestaron en tu pareja no tienen por qué replicarse en tu hijo; recuerda que es tu hijo, no tu ex.

  1. Usar a los niños para manipular a tu ex

Muchas madres que quieren vengarse de sus ex parejas, utilizan a los niños como herramienta de manipulación. Y a veces estas formas de manipulación pueden ser muy sutiles, como por ejemplo decirle a tu hijo que le dé un mensaje de tu parte a su padre.

Pero la manipulación puede tomar muchas formas: regalos en exceso para tratar de ganarse su cariño y demostrar que eres mejor que su padre, o negarle al padre ver a los niños hasta que haga lo que sea que tú quieres que haga. Aquí lo más importante es dejar a los niños fuera de la pelea y tratar los asuntos directamente con el padre.

  1. Arruinar eventos especiales

Los niños necesitan tener recuerdos agradables de los eventos especiales de su niñez con ambos padres, a pesar de que estén divorciados. Así que, por más que prefieras no ver a tu ex en una fiesta escolar o en el cumpleaños de los niños, tienes que hacer un esfuerzo para que ellos puedan disfrutar de ese día especial sin peleas ni escenas.

  1. Dejar que la culpa domine tu vida

La mayoría de los padres tenemos un terrible sentimiento de culpa por la ruptura de la familia. El problema es cuando dejamos que esos sentimientos de culpa dominen nuestra vida y nos alejan de nuestro rol de madres. Un ejemplo son esos padres que dejan que sus hijos hagan lo que se les antoje y les compran todo lo que piden como forma de expiar su culpa y congraciarse con sus hijos por el dolor que les ha causado la separación.

Sé que si la separación o el divorcio son recientes, puede resultar difícil no cometer alguno de estos errores, porque nosotras también estamos lidiando con nuestros problemas emocionales. Pero al identificarlos resulta más fácil descubrirnos cuando los estamos cometiendo inconscientemente, y así evitarlos.