Todos desearíamos lograr que nuestra familia sea feliz, que al llegar a casa después del trabajo o escuela, todos nos viéramos con alegría. Aunque parezca difícil de creer, esto puede volverse una realidad.

Lograr paz y armonía en tu hogar es muy sencillo, así que si quieres descubrir el secreto para ser una familia feliz entonces sigue leyendo.

#5 Construye y vive un matrimonio feliz

Como padres, debemos de ser conscientes que el primer ejemplo de amor que les damos a nuestros hijos somos nosotros mismos. Es por eso que es muy importante formar una sana relación con nuestra pareja basada en el respeto, el interés en las actividades del otro y el amor.

#4 Apaga el televisor e Internet

La separación y el desinterés en las familias es provocado principalmente por estos dos aparatos: la televisión e Internet. Si nos propusiéramos dedicarle a nuestra familia el tiempo que le dedicamos a estos aparatos nuestra vida familiar sería distinta.

Enseña a tus hijos -ya sean niños, adolescentes o jóvenes- a mantener una hora de conversación familiar, sin interrupción de celulares, computadoras o televisión.

#3 Compartir más tiempo

Últimamente nos hemos olvidado del gran arte de la convivencia familiar; no hay pretextos, ya que todos podemos dedicar un momento para hablar sobre cómo nos fue en día, jugar un juego de mesa o simplemente compartir más tiempo en familia contando viejas anécdotas.

#2 Familia que come unida, permanece unida

Compartir los alimentos en la misma mesa es una tradición que ha caído en el olvido. Motivemos a nuestra familia a compartir los alimentos aunque sea dos veces por semana. Puede ser el desayuno, la comida o la cena. Reactivemos la unidad familiar y procuremos respetar esos momentos de convivencia con los celulares apagados, para que todos podamos ponerle atención a lo que dice el otro.

#1 “El árbol de los problemas”

Todos tenemos problemas, en el hogar, el trabajo o la escuela. Pero no hay razón para llevarlos siempre a todos lados. Puedes colocar en la entrada de la puerta de la casa un pequeño árbol natural o artificial y enseña a toda la familia a colgar los problemas en el árbol antes de entrar a casa. Por ejemplo, si nos va mal en el trabajo y llegamos con una cara larga directo a encender la televisión no vamos a ganar nada. Al contrario, toda la familia puede sentirse triste, aburrida e incluso cansada.

Para eso sirve el árbol de los problemas, colgar tus problemas del trabajo o la escuela antes de entrar a convivir con la familia, te ayudará a crear un ambiente de paz y tranquilidad en tu hogar.

Estos pequeños consejos pueden cambiar tu vida y sobre todo lograr lo que siempre has soñado tener: una gran familia feliz.