SMOKEY

Por definición, el estilo smokey eyes es una técnica que implica difuminar color en todo el párpado para lograr un efecto súper dramático con el maquillaje.

Sin embargo, no siempre se deben de ver igual los ojos, hay diferentes estilos dentro de la misma técnica. Aquí les traemos tres opciones bien distintas, para que elijas la que más te gusta.

Para el día

Un look smoky es perfecto para cualquier momento, incluso para la oficina. El truco es hacer una buena combinación y usar tonos sutiles, como un delineador café.

Aplica sobre el párpado superior, desde la línea de las pestañas hasta el pliegue del párpado, luego, con una esponja difuminadora, distribuye el color de manera uniforme sobre todo el párpado móvil y hacia arriba del pliegue, hasta el párpado fijo, como si fuera sombra.

Para un efecto más dramático puedes llevar el color hacia la línea de las pestañas inferiores, desde la esquina exterior del ojo hacia la parte media, difuminando también.

Para la noche

En este caso, deberás hacer lo mismo que para el día, pero cambiando el delineador café por uno negro. Para un look más dramático delinea la parte inferior del ojo y difumina bien, llevando el color a su máxima intensidad.

Algo más atrevido

Si son de las que ven los desfiles de moda y se enamoran del look de las modelos pueden explotar un poco más la técnica de los ojos ahumados usando primero un delineador café (como lo hicimos en el look de día) y luego dibujar un gran triángulo con delineador negro que abarque desde el centro de la línea de las pestañas hasta el extremo exterior del ojo y recorriendo todo el camino hasta pasar la ceja. Atrevido, ¿cierto?

¡Anímate a probarlos!