Tengo una hermana y ella es mi mejor amiga, ¡es que vivimos juntas muchos años! Tengo muchas amigas, pero ninguna como ella.

Si tienes un hermano o hermana seguro que me vas a entender cuando digo que ella es mi BFF.

  1. Te puedes quejar de lo chiflados que están tus padres. Él o ella te van a entender perfectamente, ¡ambos vivieron lo mismo!
  2. Siempre fueron los mejores amigos. ¡Desde que tienes memoria!
  3. Cuando eres la hermana mayor, esto puede ser bastante molesto cuando son pequeños. Pero cuando crecen la cosa cambia y se transforman en los mejores amigos y ¡es genial!
  4. Saben todo sobre las historias familiares. Tú hermano o hermanaconoce al dedillo las historias locas de tu familia de la misma manera que tú. Esto les permite recordar viejas épocas o anécdotas de cuando eran niños y el tiempo se perdía solo en jugar y disfrutar de la vida.
  5. Tu hermana o hermano se convierten en parte de tu círculo de amistades. Si tienes un hermano mayor, seguro que lo admirabas cuando eran chicos. Por fortuna, con el paso del tiempo las edades se van equilibrando y ambos puedentener un círculo de amigos en común.
  6. Ambos se cuidan entre sí. Tu hermano o hermana se transforma en tu defensor y no deja que nadie se meta contigo. Seguramente tú harás lo mismo.
  7. Los dos se entienden. Sobre todo en las rarezas y peculiaridades, al fin y al cabo ambos tienen la misma genética, ¿o no?
  8. ¿Quién tiene la llave extra de tu casa y de tu auto? ¡Pues tu herman@! Nunca se te hubiera ocurrido dárselas a tu mejor amiga o a tu novio. Él (o ella) fue la mejor opción en ese momento.
  9. Acudirá a dónde sea que tengas problema. Es más, seguro tienes su número de móvil en la tecla de emergencias de tu celular, ¡para llamarlo primero si te secuestran, te meten presa o te abduce un ovni!
  10. Sabes cómo va a reaccionar… y hasta dónde puedes llegar con preguntas molestas o comprometidas.
  11. Los amigos van y vienen. Pero él o ella siempre estará, ¡porque son familia!, solo por eso.

Esto me hizo rememorar los buenos momentos que pasé con mi hermana y el por qué la siento como mi BFF desde que éramos pequeñas. Lo bueno es que nuestra amistad, con el paso de los años, se afianzó y se convirtió en muy sólida e inquebrantable. Yo sé que ella va a estar siempre para mí y yo voy a estar siempre para ella, ¡de eso que no te quepan dudas!