Además de todas las aventuras y recuerdos, lo que hace que viajar sea tan divertido es conocer gente nueva y hacer amigos de todo el mundo. Viajeros, mochileros y trotamundos, todos ellos saben lo que es estar en un lugar donde no se conoce a nadie. Generalmente, todo el mundo es muy amable y es fácil entablar conversaciones. Sin embargo, hay dos tipos de personas en el mundo: las que hacen amigos solo con respirar y las que necesitan un empujón para salir de su zona de confort. Para que el proceso de hacer amistades sea un poco más fácil, es importante tener una mentalidad abierta y curiosidad cuando haces algo que te interesa. Preferentemente, en alguna de estas diez situaciones:

  1. Asiste a clases de idiomas

Si vas a quedarte en algún país durante más de dos semanas, ¿por qué no te sumerges de lleno en la cultura yendo a un curso de idiomas? Vas a lograr aprender frases útiles que te ayudarán en el día a día, haciendo que el viaje sea aún más divertido. Además, los compañeros de estudio a menudo se convierten en compañeros de viaje, lo que sería como sacarse la lotería.

  1. O asiste a otro tipo de clases

Puede que te gusten tanto esos guisos de conejo que no dejas de comer en Malta, que decidiste que es el momento de aprender a cocinarlos tú mismo y te inscribes a clases de cocina maltesa. O quieres aprender origami en Tokio para hacer un buen cisne y, por supuesto, también hay clases para eso. Independientemente de la clase que elijas, podrás hacerte amigo de otros estudiantes y viajeros; es como en el colegio, pero de alguna manera más divertido porque estás en el extranjero.

  1. Vive con locales

Bien, no puedes plantarte sin más en la puerta de alguien y exigirle que te deje entrar, te dé de comer y sea tu amigo, pero hay muchas formas de sumergirse en la cultura viviendo el estilo de vida local, ya sea haciendo couchsurfing o con Airbnb. Si vives en un departamento o casa vas a conocer gente, vecinos y lugareños, y gracias a eso llegarás a conocer bien la ciudad.

  1. Haz voluntariado

¿Por qué no hacer algo bueno para tu alma y para la comunidad mediante el voluntariado? Esto no solo te ayudará a mejorar el mundo dando algo a cambio al lugar en el que estás, también hará que te sumerjas en la cultura y te pongas en contacto con gente que se preocupa por causas importantes (y no olvidemos que es una forma genial de encontrar o hacer algo que te apasione).

  1. Come y toma

Todo el mundo tiene que comer y tomar, y al elegir el mismo restaurante o cafetería, ya tienen algo en común. Mira alrededor por si ves a alguien más que esté comiendo solo. Esto puede ser arriesgado, porque por ahí esa persona quiera en realidad comer sola, pero puedes acercarte y decir, “¡Hola! Me di cuenta de que estás comiendo solo y yo también, y me estaba preguntando si me podía sentar contigo”. Solo puedes ganar: si sales de tu zona de confort podrías tener una conversación muy agradable.

  1. Reserva una excursión de un día o participa en actividades

Muchos hoteles, escuelas o ciudades ofrecen visitas turísticas, excursiones o actividades. Esto te ayudará a recorrer tu nueva ciudad y la podrás conocer mucho mejor de esta manera que leyendo un libro. Normalmente estas excursiones y actividades se hacen en grupo, así que vas a estar rodeado de gente con la que podrás hablar y sacarte selfies. Quién sabe, puede que terminen comiendo en ese restaurante por el que pasaste antes o que recorran juntos la ciudad.

  1. Alójate en un hostal

Muchos mochileros y gente que viaja sola se alojan en hostales, porque suelen ser más baratos que los hoteles. De esa manera, te podrás encontrar con un montón de gente de mentalidad abierta y con muchas situaciones agradables, como un desayuno en un comedor común o actividades en grupo en las que es más fácil relacionarse con los demás. Además, todo el mundo suele tener muy buenos consejos sobre viajes, así que vale la pena entablar una conversación, independientemente de dónde te alojes.

  1. Consulta a tu red de contactos

Si tienes amigos (o amigos de amigos) que hayan viajado recientemente a donde estés por viajar, mándales un mensaje para ver si te pueden dar algún consejo. Quién sabe, podrían mandarte una lista de cosas que hacer y lugares que visitar, e incluso ponerte en contacto con sus amigos de ahí, para arreglar con ellos para tomar un café o hacer una visita turística.

  1. Conviértete en un habitual

Si vas a quedarte en alguna ciudad durante un tiempo y vas siempre a la misma cafetería o al mismo restaurante, el personal va a terminar reconociéndote. Podrías llegar a tener buenas oportunidades para conversar con ellos o para que te recomienden cosas que hacer y ver. Los camareros están acostumbrados a charlar, presentar gente o ayudar a los clientes, así que es muy probable que incluso puedan ir juntos a ver o hacer algunas cosas.

  1. Busca un grupo social

Casi todos los que visitan una ciudad nueva o se mudan a ella tienen dificultades a la hora de conocer gente nueva o de familiarizarse con el lugar. Por eso surgieron muchas organizaciones, como Meetup e Internations, para ayudar: hacen reuniones semanal y mensualmente para ayudar a la gente a ampliar su círculo social y hacer amigos.