La seguridad es una actitud, una forma de pensar, una forma de vida. Cuando una mujer es segura, no importa el desafío que enfrente; confía en que puede lograr lo que se propone.

Si crees que la falta de seguridad en ti misma te impide muchas veces conseguir lo que en realidad deseas para ser feliz, sigue estos pasos y verás los resultados.

  1. Cuida tu cuerpo y tu apariencia

Una de las mayores fuentes de inseguridades es la apariencia. Hay rasgos físicos que no podemos modificar, pero hay muchos otros que sí. Si no te sientes cómoda con tu apariencia, empieza a cuidarla. Aliméntate saludablemente y haz ejercicio. Únete a un equipo local del deporte que más te apasione, ve al gimnasio; progresivamente verás los avances y te sentirás más confiada en ti misma.

  1. Mantén la columna recta

En ocasiones encorvar la espalda es un síntoma de poca seguridad en uno mismo. Es una forma de ocultar el rostro ante los demás. Comienza a sentarte y a caminar más erguida. Parece increíble pero cuidar la postura te ayudará mucho a cambiar tu actitud de inseguridad, te sentirás mucho mejor.

  1. Ejercita tu mente y culturízate

Tan importante como el cuerpo es la mente. Es importante trabajar la mente y expandir el conocimiento; por ejemplo, haz sudokus o ejercicios mentales, y lee el periódico o mira programas de televisión que sean interesantes a nivel cultural e histórico. Las formas de ejercitar la mente son muchas, elige las que te resulten más divertidas y comienza a trabajar día a día.

  1. Afronta tus errores sin darles mayor importancia de la que tienen

Una característica habitual entre las personas inseguras es pensar que sus errores tienen más importancia de la que de verdad tienen. Hay que evitar maximizar los errores en nuestra cabeza. Es normal tener fallos, no tengas miedo de cometerlos, te ayudarán a aprender.

  1. Rodéate de gente segura de sí misma

La energía de las personas es contagiosa, así que rodéate de gente optimista y alegre, seguros de sí mismos. Evita a todas aquellas personas que influyen en ti negativamente.

  1. Monitorea tus triunfos

Empieza todos los días con una lista de pendientes realista, con tareas que puedas ir tachando conforme avance la jornada. Cada vez que cumplas con un deber, sentirás que aumenta tu fuerza.

  1. Ten presentes tus éxitos

Olvídate de tus puntos débiles y de tus inseguridades; no te aportan nada. Piensa en tus puntos fuertes, tus habilidades y las cosas que se te da bien hacer. Recuerda tus éxitos pasados y todos los objetivos que has conseguido cumplir, esto mejorará tu estado de ánimo y te empujará a alcanzar nuevos objetivos con éxito.

  1. Los famosísimos mantras tienen resultado

Repite: “Soy una persona segura de sí misma”. Este método de automejoría consiste en repetir una afirmación o mantra hasta que por autosugestión te lo acabes creyendo. Si te repites que eres una persona segura de sí misma y te comportas como si lo fueras, indudablemente lo serás.

  1. Sonríe.

Este es un paso muy importante. Está comprobado que las personas que sonríen frecuentemente son más saludables, viven más tiempo y atraen mejores situaciones y personas.

  1. Sal de tu zona de confort, prueba cosas nuevas

Busca en Internet algunas actividades grupales, clases de baile, encuentros para solteros… Esto te dará más experiencia para ser la persona que quieres ser. O puedes viajar sola, no hay mejor manera de desarrollar autoconfianza que aventurarse a un lugar diferente uno solo.

Ahora que ya tienes estos trucos, comienza a ponerlos en práctica, poco a poco verás los resultados.